monseñor

Pascua Joven: el saludo que Mons. Uriona le envió a los jóvenes

Publicada en Publicada en Adolfo Uriona, Homilias y mensajes, Noticias

A través de un mensaje, Monseñor Adolfo Uriona saludó a los cientos de jóvenes que realizaron la Pascua Joven en alguna comunidad de la Diócesis. A continuación les ofrecemos el texto completo y el audio.

“Queridos chicos:

En estos días están celebrando con mucha alegría la “Pascua joven”.

Podrían preguntarse: ¿qué es la Pascua joven?, ¿por qué estoy aquí celebrándola?…

Celebrar la Pascua es celebrar el misterio central de nuestra fe: la pasión, muerte y resurrección del Señor. La manifestación del Amor misericordioso del Padre en su Hijo Jesús.

Ustedes saben que Jesús es el centro de nuestra fe. Por el bautismo estamos incorporados, injertados en él y él está en nosotros.

Celebrar la Pascua es, por tanto, celebrar la Vida Nueva que nos trajo Jesús: fuimos hechos hombres nuevos por su muerte y resurrección y eso se nos regaló en el bautismo.

Hemos de renovar siempre esa “novedad” porque todos experimentamos que el pecado está al acecho y su acción nos lleva al egoísmo a lo viejo. El pecado envejece y deteriora la existencia humana llevándola a la corrupción y a la muerte.

Por tanto, celebrar a Jesús Resucitado nos debe comprometer a vivir como resucitados, esto es, a luchar contra el mal que nos tienta, seduce y perjudica.

Queridos chicos: ¡anímense a ser cristianos en serio!, es decir auténticos discípulos del Resucitado, hombres nuevos que contagien esa novedad a los demás. Pienso particularmente en los jóvenes alejados, sin fe, agobiados por el materialismo, esclavos del alcohol, la droga, el placer desbordado, la violencia…

Aprendan a tener un corazón lleno de misericordia, no se olviden de cuidar de sus familias y de preocuparse de los ancianos y de los niños… Acuérdense que Jesús necesita de ustedes y ustedes de Jesús.

Qué la vivencia de estos días les llegue a lo más profundo del corazón, sea para ustedes un encuentro con la Misericordia del Padre manifestada en su Hijo y sean capaces de regalarla a los demás.

Qué María Santísima, Nuestra Señora de la Pascua, los guíe y ampare.”

(Imagen ilustrativa)

Deja un comentario